Translate

sábado, 24 de junio de 2017

Mis discos 10: The Six Wives of Henry VIII (Rick Wakeman)

Otro de mis músicos de cabecera a lo largo de mí dilatada carrera de aficionado a la música es Rick Wakeman, conocido sobre todo como teclista del grupo Yes en varias etapas, quizá las más clásicas de la banda.

Rick, aparte de otras historias y colaboraciones, tiene una extensa carrera como solista, eso si un tanto irregular en muchas fases de la misma. No obstante, el inicio de su andadura en solitario fue espectacular y ese primer disco del año 1973, al que hoy dedico la entrada, ha sido uno de esos vinilos que me ha acompañado a lo largo de todos estos años.



La temática del álbum es fácil de entender, 6 piezas inspiradas en cada una de las esposas del Rey Enrique VIII. Como el mismo Wakeman lo describía, son las sensaciones que esas 6 mujeres le transmitían plasmadas en notas musicales. Unas mujeres singulares, reinas al fin y al cabo, algunas de ellas con finales trágicos, casadas con un monarca con una personalidad tan marcada, que le llevaría a romper con la Santa Iglesia de Roma, creando la suya propia de la que él era el poder supremo: la Iglesia Anglicana.

Para este disco Rick invita a un nutrido grupo de músicos entre los que encontramos algunos de sus compañeros de Yes: Howe, Squire, Bruford y White. Además de otros de reconocido prestigio como el guitarrista Mike Egan, los bajistas Dave Winter y Les Hurdle o los percusionistas Ray Cooper y Barry de Sousa.

En definitiva, un trabajo que yo situaría sin dudarlo entre los grandes álbumes del rock sinfónico de todos los tiempos, y para reforzar mi tesis os dejo con el corte 2 del disco dedicado a Anne of Claves.
Un tema muy dinámico y brillante, con una sección rítmica excelente, pero con un protagonismo principal en los teclados, como es de esperar.


miércoles, 21 de junio de 2017

Klaus Schulze 1

La nave comercial Nostromo en su viaje por las más lejanas galaxias del universo musical, sigue descubriendo nuevas sonoridades que enriquecen, y de que manera, nuestro casi infinito fondo de armario.

Hoy os presento y a la vez me presento, un músico genial del cual ya me hablaron en su momento mis queridos amigos de Sinfomusic: Klaus Schulze.

Klaus es un compositor e interprete alemán relacionado, al menos en principio, con el movimiento musical autóctono de aquel país conocido como Krautrock, llegando a formar parte de bandas tan míticas como Tangerine Dream o Ash Ra Tempel.


Con el tiempo su concepto artístico y creativo evolucionó hacia la música electrónica, labrándose una interesante carrera en solitario, en la que encontramos algunos discos que son auténticas obras maestras del género, como Timewind del año 1975, Moondawn del 1976, Mirage del 1977 o X del 1978, por citar algunos de los más relevantes.

Su producción discográfica es inmensa y se compone de más de 50 álbumes editados entre principios de los 70 y la actualidad. Aparte de un montón de colaboraciones con otros músicos y bandas, lo que lo convierten en uno de los artistas alemanes con más proyección internacional.

Los temas son extensos y están repletos de capas de teclados atmosféricos, secuenciadores, sintetizadores, órganos, pianos, etc. En definitiva, todo un arsenal de instrumentos de teclado y otros artefactos electrónicos puestos al servicio de una música envolvente y cósmica, muy apta para viajes interestelares, de los que se hacen sentados en nuestra butaca preferida, y en mi caso mejor totalmente a oscuras.

Nos ponemos en antecedentes y escuchamos una pequeña muestra para comprobar todo lo expuesto en los párrafos anteriores. En este caso os pongo uno de los temas cortos, Windy Times, que aparece en la reedición del año 2006 del álbum Timewind como pista extra.


domingo, 18 de junio de 2017

De nuevo Exquirla

Seguimos pasando calor en estos días finales de primavera. Para aligerar esta intensa sensación térmica recurro de nuevo a la música y por segunda vez al disco de Exquirla, un trabajo que estoy seguro estará entre los mejores del año en curso.

Exquirla es la fusión enriquecedora del potente post rock de la banda Toundra y la voz del cantaor y experimentador de otras experiencias, Niño de Elche. De este mestizaje surge una música potente y desgarradora que te taladra el corazón y te despierta todos los sentidos.



Después del encuentro, un tanto ocasional, surgió entre ellos una química especial y unas enormes ganas de hacer algo juntos. Un año después, poco más o menos, recogemos sus primeros frutos en forma de disco, bajo el nombre de Para Quienes Aún Viven, primer trabajo de Exquirla y deseosos de que no sea el último.

La fusión del rock o el pop con el flamenco no es un tema nuevo, se remontan a finales de los año 60 del siglo pasado los primeros intentos de mezclar las dos tendencias. Bandas como GongSmash o Nuevos Tiempos ya pusieron la primera piedra y músicos como GualbertoJulio MatitoLuis Cobo "El Manglis"Manuel Molina o Jesús de la Rosa, fueron determinantes en estos inicios.

En los años 70 esta música llegó a su máxima popularización y surgieron numerosos grupos que tenían como bases principal de su identidad, la unión del flamenco con otros estilos como el rock sinfónico o el jazz-rock. Fue el momento dorado de bandas como TrianaGuadalquivir, ImanCAI o Alameda, entre muchas otras.

En mi opinión en Exquirla se pueden identificar trazas de ese pasado, pero su propuesta no es una mirada nostálgica a los movimientos musicales de aquella época, más bien todo lo contrario, es una mirada al presente, a unas sonoridades plenamente imbricadas en el siglo XXI.

Os propongo esta novedad, que realmente pienso ha renovado el panorama musical en este país,en esta ocasión os dejo con la presentación que he creado para YouTube del tema Europa Muda, como ya viene siendo marca de la casa, todo artesanal y doméstico.



miércoles, 14 de junio de 2017

Lo nuevo de Roger Waters 2

Roger Waters nos sorprende con su nuevo disco, o por lo menos, me sorprende a mí. En unos tiempos en los que parece que a las musas de la buena música cuesta de encontrarlas, Waters se saca de la chistera este gran trabajo.

En una primera escucha, la única de momento, el regusto que me ha dejado es el de un álbum con mayúsculas. Los años han dejado en Roger un poso de múltiples experiencias, primero con una de las bandas más míticas de la historia del RockPink Floyd, y después con una carrera en solitario brillante. En estos años de carrera solista además de sus discos propios ha montado espectaculares giras en recuerdo de álbumes inolvidables de los Floyd. Personalmente pude asistir a la de The Dark Side of The Moon y a la The Wall, y ambas fueron unos conciertos insuperables.



Con Is This The Life We Really WantWaters nos sumerge en un torbellino de sensaciones y recuerdos, influidos por lo más selecto de su dilatada carrera. Escuchar esas composiciones son evocaciones directas a tardes enteras en compañía de Pink Floyd, quizá me estoy dejando arrastrar por mí pasión floydiana, pero encuentro guiños a discos memorables como Animals o The Wall. Incluso me parece volver a escuchar aquellos teclados tan atmosféricos del maestro Richard Wright, la deliciosa guitarra de Gilmour o la gran batería de Mason.

Seguramente muchos dirán aquello de repetir esquemas, de no inventar nada nuevo y probablemente tengan algo de razón. Pero a mi me gusta tal y como suena, son los sonidos de mi vida y todo lo que me los recuerda me llena de emoción. Ya os digo que se trata de un gran disco y apostaría a que con toda seguridad estará entre los mejores del 2017.

Os propongo una nueva canción, Déjà Vu, con la que podemos seguir haciendo una aproximación a la grandeza de este álbum.


lunes, 12 de junio de 2017

Junio sigue con EL&P

Seguimos avanzando por el mes de junio, el verano se intuye y se siente a la vuelta de la esquina: empiezan las primeras calores, avisándonos de lo que nos espera para los próximos meses.

Desde la Nostromo no podremos anular los efectos calóricos del verano, no llegamos a ese nivel de superpoderes, pero sí que podemos mitigar sus efectos con unas propuestas refrescantes. Y que mejor solución que recurrir a los clásicos y mucho mejor aún, si estos nos ofrecen una versión de uno de sus grandes temas rodeados de nieve.


Este es el caso de EL&P durante la realización de lo que parecen unas pruebas de sonido en un estadio completamente vacío y totalmente colgado por la nieve. Por la vestimenta de trío y la condensación de su respiración queda patente que debía hacer un frío intenso. El tema que interpretan es la adaptación de la composición de Aaron Copland's, Fanfare For The Common Mann.

Pues nada, que mejor que unas imágenes de ambiente gélido para refrescar estos días cálidos de final de primavera que nos está dejando el mes de junio.

Por otro lado, siempre es un placer recordar esta fabulosa banda y más aún en las circunstancias actuales, en las que, como ya sabemos, Emerson y Lake ya no están entre nosotros físicamente, aunque su legado junto a Palmer no se borrará por más años que pasen.


miércoles, 7 de junio de 2017

Lo nuevo de Roger Waters

Roger Waters nos sorprende con su nuevo disco, o por lo menos, me sorprende a mí. En unos tiempos en los que parece que a las musas de la buena música cuesta de encontrarlas, Waters se saca de la chistera este gran trabajo.

En una primera escucha, la única de momento, el regusto que me ha dejado es el de un álbum con mayúsculas. Los años han dejado en Roger un poso de múltiples experiencias, primero con una de las bandas más míticas de la historia del Rock, Pink Floyd, y después con una carrera en solitario brillante. En estos años de carrera solista además de sus discos propios ha montado espectaculares giras en recuerdo de álbumes inolvidables de los Floyd. Personalmente pude asistir a la de The Dark Side of The Moon y a la The Wall, y ambas fueron unos conciertos insuperables.



Con Is This The Life We Really Want, Waters nos sumerge en un torbellino de sensaciones y recuerdos, influidos por lo más selecto de su dilatada carrera. Escuchar esas composiciones son evocaciones directas a tardes enteras en compañía de Pink Floyd, quizá me estoy dejando arrastrar por mí pasión floydiana, pero encuentro guiños a discos memorables como Animals o The Wall. Incluso me parece volver a escuchar aquellos teclados tan atmosféricos del maestro Richard Wright, la deliciosa guitarra de Gilmour o la gran batería de Mason.

Seguramente muchos dirán aquello de repetir esquemas, de no inventar nada nuevo y probablemente tengan algo de razón. Pero a mi me gusta tal y como suena, son los sonidos de mi vida y todo lo que me los recuerda me llena de emoción. Ya os digo que se trata de un gran disco y apostaría a que con toda seguridad estará entre los mejores del 2017.

Un tema de muestra, que de entrada sé que no dará la justa medida de lo que el disco esconde, pero espero que os pueda poner en la buena pista. Smell the Roses.


miércoles, 31 de mayo de 2017

Estreno en la Nostromo: Jeff Buckley

Para finalizar el mes de mayo un estreno entre nosotros, aunque seguramente para muchos de vosotros ya debe de ser un músico bien conocido, no es así en mí caso, donde a Jeff Buckley lo debería colocar en el apartado de artistas conocidos de nombre, a los que nunca presté su debida atención, aunque os puedo asegurar que esto cambiará en breve.


La puerta de entrada al universo de Jeff es su primer, y podríamos decir único disco de estudio, llamado Grace publicado en el año 1994. Un álbum que está considerado entre los mejores de la historia del rock, tanto por la calidad de sus composiciones como por el virtuosismo de su interprete. Buckley estaba entre el selecto ramillete de artistas más prometedores de su generación.

Pero con 30 años su vida se truncó, en unas circunstancias que nunca han quedado aclaradas del todo, Jeff murió ahogado en el río Wolf a su pasó por la ciudad de Tennessee un 29 de mayo de 1997. Estaba en un gran momento de su carrera artística, inmerso en una gira de conciertos por su país y preparando los temas que conformarían el que tendría que ser su segundo disco de estudio.

Un tiempo después su casa discográfica recopiló bastante material procedente de las demos y pruebas previas para el citado segundo disco, publicando un álbum, un año después de su muerte, con el título de Sketches For My Sweetheart The Drunk. Además, su discografía se compone de varias grabaciones de actuaciones en directo y un disco recopilatorio con grabaciones de sus primeros años, en su mayoría covers de otros músicos.

Yo os propongo una de las grandes canciones del álbum Grace, un disco de auténtico lujo en el que nada sobra ni nada falta. Este es el vídeo oficial.