Translate

sábado, 3 de diciembre de 2016

La primera de diciembre con Caravan

Dicen que lo prometido es deuda y yo os prometí unos días de descanso después de la intensa semana dedicada a King Crimson, y he cumplido mi promesa.

Ahora, después de esta semana de tranquilidad y reflexión, al menos en mí caso, sobre la experiencia vivida con la banda de Fripp, vuelvo a poner los motores de la nave en marcha. Aunque será un arranque pausado ya que estaré unos días de viaje.



Empezaremos el mes de diciembre con un poco de Caravan que siempre funciona bien. Una banda de la escena Canterbury con una gran tendencia hacia el rock sinfónico que durante un tiempo estuvo muy unida a Camel, Como la mayoría de los grandes grupos del rock progresivo vivió sus mejores años en la década de los 70, publicando discos que han pasado a convertirse en clásicos del género álbumes como, In the Land of Grey and Pink, Waterloo Lily, Cunnings Stunts o Blind Dog at St. Dunstans forman parte de la historia de la música progresiva.

Con ellos os propongo reanudar el viaje y que volvamos a compartir estos momentos musicales. Con el álbum del año 1972 Waterloo Lily y con el tema que da nombre al disco.





sábado, 26 de noviembre de 2016

King Crimson, el concierto

Se ha escrito mucho ya sobre esta gira de King Crimson, los espectáculos, los temas, la banda, la instrumentación, los pequeños ingenios tecnológicos que todos tenemos e incluso nos han explicado en varias ocasiones a que se le considera intermedio (esos minutos que van desde que acaba la primera parte del concierto, hasta que empieza la segunda).




Todas las críticas que he leído, tanto de prensa "especializada" como de aficionados de a pie, como yo, han sido positivas o muy positivas. Está claro que la mía está en el grupo de las muy positivas, me siento un privilegiado por haber tenido la fortuna de presenciar en directo la interpretación de algunos de mis temas preferidos: Epitaph, Cirkus, Lizard, The Curt of the Crimson King, Red, Starless o Larks' Tongues in Aspic. Part Two, por citar unas pocas de los que me han marcado desde siempre.

Fue un gran concierto, se notaba una preparación exhaustiva de las composiciones que debían llevar detrás muchas horas de ensayo. Una coordinación milimétrica de la banda y una sincronización de las baterías y las percusiones increíble, que dejaban patente la maestría de los tres bateristas: Mastelotto, Harrison y Stacey. ¿Qué poder decir del resto? Mel Collins, que placer poder ver en directo a este hombre por primera vez, una figura mítica del rock progresivo, componente de varias bandas clásicas. Tony Levin, otro corredor de fondo, una apuesta segura para los bajos y el stick guitar. Jakko Jakszyk aporta una buena voz y un gran soporte a la guitarra de Frip. Por último, el jefe (como siempre) Robert Fripp, imperturbable y con su habitual posado frío, en su rincón con sus guitarras, sus máquinas y un teclado, controlando que todo fuese por su cauce.

Los momentos más intensos para mí, entendiendo que esto es muy subjetivo y que casi todo el Setlist en sí mismo ya era una suma de intensidades. Pero vamos a intentar citar tres. El primero sin duda el momento Starless, que bueno es este tema y que bien suena con los arreglos para una banda tan original. El segundo el Level Five, toda una lección magistral de como ensamblar tres baterías y percusiones sin que nada sobre o falte. Y por último el tema de despedida, 21 st Century Schizoid Man, para él no pasan los años, suena fresco y actual, potente y desgarrador; uno de los momentos de mayor comunión entre banda y público, con un solo de batería de Harrison de los mejores que he visto en mi vida.

Un pero, aunque muy pequeño y totalmente anecdótico, eche de menos el solo de violín de David Cross en Larks' Tongues in Aspic, Part Two. Cosas de la edad.

Os dejo con la versión del Starless que la propia banda ha difundido por sus canales de distribución, el mejor ejemplo para entender quienes son los King Crimson del siglo XXI.



jueves, 24 de noviembre de 2016

La semana King Crimson IV

Última entrada de la semana que dedico a los míticos King Crimson antes del concierto del día 25 en Barcelona. Soy consciente que el ritmo de entradas se ha incrementado mucho durante esta semana y no es mi intención abrumaros con tanto artículo. Mi idea básica para el blog fue siempre la de mantener una cadencia de unas dos o tres entradas por semana, pero estos días con los conciertos de King Crimson he superado la producción. Prometo, a partir de la semana que viene. retomar el ritmo normal y no daros tanto la lata.




Hoy recordaremos la etapa que va desde mediados de los 90 hasta prácticamente la actualidad. Son muchos años durante los cuales la banda mantuvo una formación estable compuesta por Robert Fripp, Adrian Belew, Trey Gunn y Pat Mastelotto.

A nivel discográfico la publicación de discos de estudio en estos 20 años no fue muy prolífica. De entre los títulos editados yo destacaría tres álbumes: Thrak del año 1995, The ConstruKction of Light del año 2000 y The Power to Believe del año 2003. En cambio, la producción de álbumes en directo sí que fue muy fructífica, publicándose más de 20 discos extraídos, tanto de conciertos antiguos como nuevos.

Esta noche la banda abrirá la serie de conciertos en Barcelona y me consta que hay mucha expectación. Con solo echar una ojeada a las redes sociales queda patente el interés que King Crimson ha despertado entre sus fieles seguidores. Mañana llegará mi turno y estoy seguro de que podré corroborar todas las buenas vibraciones que sobre los espectáculos se han escrito.

Para aligerar la espera os propongo uno de los temas que más me gustan de los últimos discos de estudio de la banda, me refiero al álbum The Power to Believe, y el corte Dangerous Curves.



miércoles, 23 de noviembre de 2016

La semana King Crimson III

Seguimos con la semana dedicada a King Crimson con motivo de su visita a España para llevar a cabo 4 conciertos, 2 en Madrid y 2 en Barcelona. Con la serie de Madrid ya cerrada, se puede confirmar que los conciertos de la capital han sido un gran éxito de público y crítica.




A propósito de algún artículo sobre el evento escrito en prensa a escala estatal, no entiendo por qué 40 años después siguen criticando con tanta dureza al rock sinfónico. Siempre entendí esa denominación como una simple etiqueta para diferenciarlo de otros estilos dentro del enorme cajón de música que contenía el rock. Aun entiendo menos la manía de algunos críticos de ahora, y también de antes, de enfrentarlo al punk, como si el movimiento punk naciera en contraposición al rock sinfónico...

Señores críticos de hoy y de ayer: yo lo conocí como rock sinfónico allá por mediados de los 70, no sé si esa denominación era correcta o no, pero si es el nombre lo que les disgusta lo podemos llamar "pandero" rock o como más les guste. El caso es que bajo ese paraguas musical conocí a algunas de las bandas que son ya una parte incuestionable de la historia de la música: Camel, Genesis, Yes, Pink Floyd o los mismo King Crimson, por citar algunas. Estas bandas llenaron estadios y pabellones de deporte y alcanzaron cotas de popularidad enormes. Esto les puede gustar más o menos, sobre gustos no hay disputas, que diría Joan Manuel Serrat, pero son datos objetivos.

Perdón por el discurso, pero es que llevaba años con ganas de soltarlo. Voviendo al tema que nos ocupa, que es lo que realmente importa, pues aquí estamos ya con ganas de concierto y poder disfrutarlo tanto como los colegas de Madrid.

Según nos informó Carlos Romeo en la entrada anterior, el contenido de los conciertos cambia bastante de un día a otro, por lo cual es casi imposible conocer de antemano buena parte de los temas que se interpretarán. Lo que sí sabemos, también gracias al cometario de Carlos, es que tienen preparados unos 30 temas de todas las etapas de la dilatada carrera de la banda y que de ellos sale el repertorio de cada noche.

La banda se presentará con su última y novedosa formación, que como siempre estará discretamente liderada por Robert Fripp desde su rincón, rodeado por sus máquinas. Todos los temas están adaptados a la nueva composición instrumental de la banda, como no podía ser de otra manera. Una instrumentación innovadora y rompedora compuesta por cantante, baterías y percusiones, teclados, vientos, guitarras, bajo/stick, y soundscape.

Desde la Nostromo seguimos repasando la historia de King Crimson, ahora nos quedamos en la etapa de los años 80. En esa década la banda produjo tres álbumes de estudio: Discipline, Beat y Three of a Perfect Pair. La muestra la cogemos del disco Discipline de 1981, el tema Frame by Frame.




martes, 22 de noviembre de 2016

La semana King Crimson II

Seguimos con la semana dedicada a King Crimson con motivo de su visita a España para llevar a cabo 4 conciertos, 2 en Madrid y 2 en Barcelona. Nos empiezan a llegar los ecos del primer espectáculo de la serie y las primeras críticas de los aficionados son positivas en general.




Según nos informó Carlos Romeo en la entrada anterior, el contenido de los conciertos cambia bastante de un día a otro, por lo cual es casi imposible conocer de antemano buena parte de los temas que se interpretarán. Lo que sí sabemos, también gracias al cometario de Carlos, es que tienen preparados unos 30 temas de todas las etapas de la dilatada carrera de la banda y que de ellos sale el repertorio de cada noche.

La banda se presentará con su última y novedosa formación, que como siempre estará discretamente liderada por Robert Fripp desde su rincón, rodeado por sus máquinas. Todos los temas están adaptados a la nueva composición instrumental de la banda, como no podía ser de otra manera. Una instrumentación innovadora y rompedora compuesta por cantante, baterías y percusiones, teclados, vientos, guitarras, bajo/stick, y soundscape.

Desde la Nostromo seguimos recordando los primeros años de King Crimson, ahora nos quedamos con su álbum del año 1974, Red y con el tema que da nombre al disco, precisamente una de las composiciones más recurrentes en el repertorio de muchos de sus conciertos.




lunes, 21 de noviembre de 2016

La semana King Crimson I

Esta semana en la que tendremos por nuestro país a los legendarios King Crimson, quiero dedicarles un especial que intentará cubrir las etapas básicas de la banda y que culminará, espero, con mí crónica totalmente subjetiva del concierto programado para el día 25 en Barcelona.




Hablar de King Crimson es hacerlo de una de las formaciones más importantes del rock progresivo. Está considera una de las precursoras del género, pero a la vez yo creo que son mucho más que eso, son los renovadores e innovadores por antonomasia, con una evolución clara y bien definida en los 80 y 90, que no ha parado con la llegada del nuevo siglo.

La banda se presentará con su última y novedosa formación, que como siempre estará discretamente liderada por Robert Fripp desde su rincón, rodeado por sus máquinas. El repertorio será muy variado, abarcando casi todas las épocas del grupo, aunque según cuentan, es muy posible que varíe algo de un día a otro.

Todos los temas están adaptados a la nueva composición instrumental de la banda, como no podía ser de otra manera. Una instrumentación innovadora y rompedora compuesta por cantante, baterías y percusiones, teclados, vientos, guitarras, bajo/stick, y soundscape.

Todo un majar para nuestros sentidos, pero de ese prometedor espectáculo que nos preparan los Crimson hablaremos más adelante. Ahora nos remontaremos hasta los cimientos de la banda, en el ya lejano año 1969, cuando vio la luz la primera maravilla con la que nos obsequiaron, In the Curt of the Crimson King. De él nos quedamos con un tema que en principio estará entre los elegidos, Epitaph.



domingo, 20 de noviembre de 2016

Domingo 80's con Depeche Mode

Este domingo otoñal me ha puesto nostálgico y me ha transportado a la mitad de los años 80 y gran parte de los 90. Fue una etapa diferente para mí, creo que ya os lo he contado en alguna ocasión, en la que entraron en mi universo musical nuevas bandas y nuevos estilos.



Por aquellos tiempos conocí propuestas como la de Simple Minds, Police, U2, China Crisis, Aztec Camera, Deacon Blue o Depeche Mode; y en otros estilos descubrí a Wim Martens, Enya, Enigma o Nyman. Todo eso lo iba combinando con mis bandas de rock de toda la vida, al fin y al cabo no era más que otra forma de evolucionar en mi entorno musical.

Por eso hoy echando la vista atrás, cosa bastante habitual en este bloc, quiero recordar una de esas bandas que me hizo pasar muy buenos ratos por aquellos años. Debo de reconocer que después, sobre finales de los 90, con mi redescubrimiento del universo del rock progresivo quedaron un poco aparcadas, pero mentiría si no dijese que muchas veces de forma recurrente me gusta recordarlas con todo el cariño que merecen, nunca les negaré su lugar en mi relación vital con la música.

Hoy el ejemplo será el que nos ofrece Depeche Mode y su álbum del año 1987, Music fot the Masses, sin duda uno de los discos que los lanzó a la fama mundial. Dejémonos llevar por el pop electrónico de esta banda y por el tema con el que se inicia el álbum, Never let me Down Again.